¿Cómo quedó el naipe político después de las municipales?

El retroceso relativo de la Nueva Mayoría sugiere que se produjo por una ruptura del gobierno con la clase media. Ello puede explicarse por un diagnóstico equivocado, que no fue compartido por estos grupos sociales que tienden a ser políticamente moderados.

En  esta presentación se hace un breve análisis realizado pocos días después de la elección municipal. Se constata el retroceso relativo de la Nueva Mayoría sugiriendo que ello se produjo por una ruptura del Gobierno con la clase media. Se insinúa que ello puede explicarse por un diagnóstico equivocado que no era compartido por estos grupos sociales que tienden a ser políticamente moderados. Ellos le habrían restado apoyo a la Nueva Mayoría afectando en mayor proporción a la votación democratacristiana. No es rara, entonces, la reacción que se observó en este partido en los días posteriores a la elección municipal.

Una explicación alternativa que habitualmente se ofrece –que las reformas no han sido suficientemente radicales y ello ha desmotivado a los electores de esta coalición- no parece estar validada por los datos. Por una parte, los votantes en elecciones de Concejales se siguen inclinando por las dos coaliciones principales y no hay un crecimiento relevante en los demás sectores políticos. En la elección de alcaldes, donde se observa un mayor crecimiento de la votación de alcaldes independientes, no es posible extraer un sesgo en favor de un sector político específico.

Otra alternativa, que los ciudadanos que demandan reformas más “radicales” o “profundas” sencillamente no fueron a votar, tampoco es consistente con la realidad electoral, sobre todo existiendo una amplia oferta particularmente de izquierda que no fue demasiado exitosa. Además, no parece haber demasiados votantes posicionados en posturas extremas que puedan sostener estas demandas y al mismo tiempo las prioridades ciudadanas parecen estar concentradas en asuntos tradicionales como delincuencia, salud y educación. Se sostiene, además, que si bien los resultados fueron favorables para la coalición de Centroderecha, particularmente en la elección de alcaldes que suele ser mejor predictora de la elección presidencial próxima, la baja participación hace muy difícil extraer conclusiones definitivas para el futuro. Si una coalición logra elevar la participación y estos son mayoritariamente adherentes suyos los resultados pueden cambiar de manera impredecible.

Ahora, esto es propio de países con baja participación, pero asimismo se puede decir que si no hay grandes cambios o situaciones inesperadas no hay por qué pensar que un cambio en la participación afecte a un sector más que a otro.

Aquí está la presentación