La importancia de la intervención temprana

Mucho se ha hablado sobre la importancia de la educación parvularia. Sin embargo, estudios recientes de neurociencia muestran evidencia sobre los beneficios de la intervención desde el embarazo. A continuación, un artículo recomendado sobre la urgencia de actuar preventivamente.

Existe consenso en la importancia de invertir en la educación parvularia. La evidencia internacional encuentra que asistir a un centro de educación parvularia de calidad a partir de los dos o tres años de edad tiene un efecto positivo sobre el desarrollo de los niños, dicho efecto es mayor en niños que viven en condición de pobreza. Sin embargo, investigaciones recientes en neurociencia encuentran que las experiencias y condiciones ambientales pueden influir en la arquitectura del cerebro durante la gestación en el vientre materno, y que la presencia de dichas experiencias y condiciones está correlacionada positivamente con el nivel socioeconómico de las madres.

El desafío que nos enfrentan estos hallazgos no es menor. Debemos actuar antes y de forma más efectiva para evitar daños o retrasos en el desarrollo que después son difíciles de remontar. El siguiente artículo presenta resultados de investigaciones que alertan sobre la urgencia de actuar de forma preventiva durante el embarazo y en los primeros años de vida de los niños.