¿Son los mapuche discriminados en el sistema de salud?

Los mapuche son el principal pueblo indígena del país. Desde 2006, la identificación con este pueblo ha aumentado significativamente, pasando de 924.560 personas que se declaraban como mapuche, a 1.329.450 personas en 2015. Se ha argumentado, que los mapuche sufren de discriminación en el sistema de salud chileno. ¿Estará vigente esta afirmación?

En estos años, el Estado de Chile ha implementado y profundizado diversos programas y suscrito acuerdos internacionales en pos de reconocer al pueblo mapuche dentro de las practicas de salud. En concreto, se han incluido elementos claves dentro de los servicios de salud estatales (como la presencia de un facilitador intercultural en los prestadores con alta proporción indígena, participación comunitaria en la toma de decisiones y la incorporación de la medicina indígena), y se ha adoptado como política de Estado la no discriminación en los servicios.

Mediante un análisis del acceso y uso de los servicios médicos en los últimos 10 años (2006-2015), en el articulo, “Desigualdades en salud entre mapuche y no mapuche: ¿mito  o realidad?”  quisimos mirar si estos programas habían surtido efecto en cuanto a mitigar o hasta eliminar la discriminación que había sido argumentada en el pasado respecto a los mapuche y los servicios de salud. También, miramos que otros aspectos, de mejoras socio-económicas, por ejemplo, podrían haber incidido en el acceso y uso de los servicios de salud a través de los años.

Pudimos constatar que en estos años, los mapuche habían mejorado significativamente sus números, diluyéndose las brechas en acceso y uso de servicios que existían en el pasado respecto a su contraparte no mapuche. Es decir, la tesis de la discriminación, se ha disuelto a 2015. Este resultado, se da en parte por mejoras socio-económicas y de aumento en el tratamiento de enfermedades crónicas. También, se le pueden atribuir, los mejoras en cuanto a incorporación de las practicas medicinales mapuche en la medicina tradicional ofrecida en los servicios de salud.

Adicionalmente, se observó que los mayores problemas no surgían por la pertenencia al pueblo mapuche, si no por el aislamiento geográfico en el que se encuentran. En efecto, son estos los que dicen tener mayores problemas para llegar a la consulta y ser atendidos. Esto es relevante puesto que cerca del 30% de los mapuche de las regiones de la Araucanía, los Ríos y los Lagos viven en zonas rurales.

Lo anterior, hace necesario que los esfuerzos se enfoquen más particularmente en los mapuche cuyo aislamiento los limita en su acceso oportuno a las atenciones médicas, con la finalidad de entregar un servicio igualitario a la salud.