Para una mejor salud pública (cuarta y última parte)

¿Cómo se estructura la entrega de atención de salud? ¿cómo ponemos al paciente en el centro y le brindamos todos los servicios que requiere sin interrupciones? En esta cuarta y última publicación, (i) se discuten cuáles son los problemas del modelo de atención de salud y (ii) se proponen algunas mejoras para las fallas presentes actualmente.

El modelo de atención de salud declara estar basado en la atención primaria. Así, a lo largo de todos los rincones del país es posible encontrar al menos una posta rural, un consultorio, un centro de salud familiar, atención primaria de urgencia o servicio de alta resolutividad, entre otros.

Asimismo, el modelo señalada que la atención debe estar centrada en las personas y entregar atención continua e integrada. Sin embargo, sólo la mitad (52%) de ellos tiene en la práctica una atención con estas características.

La continuidad e integración deben darse mediante la conexión entre la atención primaria y la atención de mayor complejidad (de especialidad y hospitalaria), que debiera ocurrir en cada Servicio de Salud. Estos últimos, son quienes coordinan la red de prestadores de su zona geográfica. No obstante, dicha coordinación aún no se logra a cabalidad. Los usuarios deben visitar diferentes centros y médicos para poder solucionar sus problemas los que, la mayoría de las veces, no conversan entre sí.

En las siguientes imágenes se resumen los problemas identificados respecto de la configuración y puesta en práctica del modelo de atención declarado:

 

Considerando los problemas anteriormente descritos, las propuestas de cambio se enfocan en tres aspectos:

I. Reorganización de las funciones y roles en los centros de salud:

Ante la falta de personal, en particular, médicos de familia y otros especialistas, es necesario utilizar óptimamente los recursos que existen actualmente. Se plantea una reorganización de funciones dentro de los equipos de salud, traspasando por ejemplo, algunas tareas desde los médicos hacia enfermeras de práctica avanzada, liberando tiempo a los médicos para atendercasos complejos.

II. Los sistemas de información:

Se debe completar el proceso de digitalización de la información en todos los centros de atención y sobre todo hacerlos interoperables. Esto último implica que se debe poder acceder a la ficha clínica de los pacientes desde cualquier prestador de salud. Ello permite dar continuidad e integración a la atención, así como hacer el proceso más efectivo (no se duplican procedimientos) y más satisfactorio para los usuarios.

III. Alfabetización funcional en salud de los usuarios:

Es importante, sobre todo en atención primaria, prevenir y promover el autocuidado en salud. Se plantea que la información que proporcione el personal de salud al paciente sea clara y centrada en lo esencial. Paralelamente, se debe desarrollar material educativo e incentivar a los pacientes a hacer preguntas.

Con esta última entrada cerramos la serie de publicaciones asociadas al trabajo realizado por La Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile y el CEP llamado “Propuesta de modernización y fortalecimiento de los prestadores estatales de servicios de salud”.

En dichas publicaciones abarcamos tanto el diagnóstico como las propuestas en las tres áreas principales del informe: (i) organización y gobierno del sistema de salud en general, (ii) financiamiento en salud y (iii) modelo de atención en salud.

Este trabajo lo puedes encontrar en la página del CEP, www.cepchile.cl