Actitudes hacia la homosexualidad, matrimonio igualitario y adopción

¿Es Chile un país conservador? Muchos dirían que sí, y hay ciertos antecedentes que avalan esta respuesta. Fuimos el último país de Latinoamérica en legalizar el divorcio en 2004, y unos de los pocos del mundo, que hasta hace algunos meses, penalizaba el aborto en cualquier circunstancia. Pero, ¿seremos conservadores también respecto a nuestra actitud hacia la homosexualidad? En esta entrada, mostraré algunas cifras para dar una respuesta a esta última pregunta.

Para analizar la opinión pública respecto a la homosexualidad, matrimonio igualitario y la adopción homoparental, revisaré tres encuestas: Global Attitudes & Trends, World Values Survey y la Encuesta CEP.

En la primera encuesta, “Global Attitudes & Trends” de Pew Research Center, se les consulta a los encuestados de 40 países sobre sus percepciones de “moralidad” respecto a diversos “temas valóricos”, específicamente, cuan moralmente aceptables, inaceptables, o si no resultan un tema moral para ellos.

Sobre la homosexualidad, en la Figura 1, se muestra que para ciertos países europeos, como España, Alemania y Francia, esta es o totalmente aceptada o no es un tema moral. Chile se ubica en la posición número 11, siendo para un 58% de las personas, aceptable o no un tema moral la homosexualidad. Las cifras de Chile son mucho más alentadoras que las de países africanos como Gana y Egipto, donde para el 95% de la población, la homosexualidad es inaceptable. Por otra parte, sorprende que por ejemplo, Sudáfrica, un país que hace más de 10 años legalizó el matrimonio igualitario, esté por debajo de Chile en su nivel de aceptación hacia la homosexualidad.

Figura 1: ¿Cree usted que la homosexualidad es moralmente aceptable, moralmente inaceptable, o no es un problema moral?

Fuente: http://www.pewglobal.org/2014/04/15/global-morality/table/homosexuality/
Nota: Chile esta marcado con azul, rojo y verde oscuro. Países ordenados de menor mención en el respuesta “inaceptable” a la mayor mención.

Ahora, la encuesta World Values Survey, hace dos preguntas respecto a la homosexualidad (ambas traducciones directas de las preguntas): la primera, bastante cruda, sobre si “no le gustaría tener vecinos homosexuales”, con opciones de adscribir a esta afirmación o no; y la segunda, en donde los encuestados deben calificar la homosexualidad en base a una escala del 1 al 10, siendo 1 “no justificada” y 10 “justificada”. Me quedaré con la segunda, ya que esta ha sido preguntada consistentemente a través de los años en que se ha realizado la encuesta.

La Figura 2, muestra las respuestas a esta segunda pregunta, donde los colores rojos denotan menor grado de justificación a la homosexualidad y los verdes mayores grados de justificación. Chile se encuentra en la parte media de la escala, con un promedio de 5,7 (sobre 10) en cuanto a su justificación de la homosexualidad, por debajo de Uruguay (6,3), muy similar a Argentina (5,6) y Alemania (5,9), y por sobre países como Colombia, México, Japón y la mayoría de los países africanos y asiáticos (por nombrar algunos).

Figura 2: Justificación de la homosexualidad

Fuente: http://www.worldvaluessurvey.org/WVSOnline.jsp
Nota: Los colores rojos denotan menor grado de justificación a la homosexualidad y los verdes mayores grados de justificación.

Así, si bien Chile tiene cifras por sobre países asiáticos o africanos, y hasta similares a algunos países desarrollados respecto a sus actitudes hacia la homosexualidad, aún se encuentra atrás con respecto a algunos vecinos de la región (Uruguay, Argentina).

¿Habremos tenido un avance respecto a nuestra opinión del tema? Si es que la respuesta es sí, ¿a qué factores se lo podemos atribuir? En efecto, y utilizando la misma fuente anterior, como se observa en la Figura 3, que muestra la tendencia para Chile respecto al grado de justificación que le otorgan los encuestados a la homosexualidad, la aceptación ha aumentado considerablemente, pasando de ser casi totalmente injustificado (2 en una escala del 1 al 10) en 1989-1993 a medianamente justificado (5.7) 2010-2014. También, es interesante notar que, con los avances en aceptación, no ha surgido un rechazo más profundo hacia la homosexualidad, que podría ser el caso si es que la línea de color amarillo (que denota la desviación estándar), también hubiese crecido de mayor manera a la que lo ha hecho en el tiempo.

Figura 3: Evolución de la justificación de la homosexualidad en Chile

Fuente: http://www.worldvaluessurvey.org/WVSOnline.jsp
Nota: Línea azul representa la media y línea amarilla la desviación estándar.

 

Los avances se evidencian también en la Encuesta CEP, donde en tres ocasiones (nº64, nº70 y nº79, de 2011, 2013 y 2017, respectivamente), se ha preguntado particularmente sobre la visión de las personas acerca de la unión legal entre personas del mismo sexo y matrimonio igualitario, y en dos ocasiones sobre la adopción homoparental (nº64 y nº79).

En la Figura 4 se observa como en 2017, un 39% de personas menciona estar de acuerdo o muy de acuerdo con el matrimonio igualitario, cifra que en 2011 era significativamente menor, ya que un 27% de personas decía estar de acuerdo con las uniones de parejas del mismo sexo (la pregunta de 2011 era algo distinta: “¿Qué tan de acuerdo está Ud. con que la ley en Chile permita casarse por el civil a una pareja del mismo sexo…?).

Figura 4: ¿Esta usted de acuerdo con que la ley permita matrimonio de dos personas del mismo sexo?, 2017.

La aceptación de la adopción homoparental tiene similar número que aquella del matrimonio igualitario y las cifras han aumentado considerablemente, pasando de cifras entre un 20%-26% a cifras entre 34%-38%, con un aumento del orden de 40% de 2011 a 2017.

Figura 5: ¿Qué tan de acuerdo está usted con las siguientes afirmaciones?, 2011 y 2017

Algunas de las razones esgrimidas en la literatura detrás de este patrón de mayor aceptación hacia la homosexualidad, son por ejemplo, la baja en la adhesión religiosa a través de los años, que en Chile, ha llevado a que en 2017 (Encuesta CEP nº79), un 20% de las personas mencione que no adscribe a ninguna religión, cifra que es dos veces la de 2011 (11%) (Encuesta CEP nº64). Adicionalmente, se ha mencionado al desarrollo económico como impulsor de la mayor aceptación. Esto, dado que aumentaría los valores centrados en la autorrealización, o que los países buscan posicionarse como “modernos” para su contrapartes comerciales y utilizan “la mayor aceptación” hacia ciertas causas para aquello. Chile esta experimentando el desarrollo económico, que se refleja en indicadores como la pobreza (CASEN), que ha bajado de 16,5% (2006) a 8,1% (2015). La encuesta CEP recoge lo anterior. Al comparar la aceptación (menciones de acuerdo y muy de acuerdo) hacia las uniones de parejas del mismo sexo entre niveles socioeconómicos, se observa como en 2011, los que mostraban mayor aceptación eran los del nivel ABC1 (44%), comparado con 20% del grupo D y 28% del grupo E. En 2017, los niveles se homogeneizaron en algún grado, mostrando todos un aumento hacia la aceptación, que se evidencian en que ahora los grupos D y E tienen cifras de entre 10 y 15 puntos porcentuales mayores que en 2011.

Finalmente, se ha mencionado al recambio generacional como factor influyente en la mayor aceptación, ya que en general, los jóvenes muestran mayores tasas de aceptación, como puede verse en la Figura 6.

En la figura podemos notar también que la aceptación ha aumentado en todos los segmentos, ya que el porcentaje de jóvenes (barra azul), que dice estar de acuerdo con las uniones de parejas del mismo sexo/matrimonio igualitario paso de un 36% en 2011 a un 60% en 2017, a la vez en que el rechazo por parte de los mayores de 55 años (barra morada) bajó de 75% a 56% en esos mismos años.

Figura 6: Acuerdo con las uniones de parejas del mismo sexo (2011) y matrimonio igualitario (2017)

Fuente: Elaboración propia en base a Encuesta CEP (nº64 y nº79).
Nota: Estrictamente, las dos preguntas no son comparables, pero nos brindan algunas luces respecto a la opinión sobre el tema en cada momento del tiempo.

El tema de la homosexualidad ha sido protagonista de las discusiones “valóricas” en los últimos años. Esto se hace patente en que en 2015 se legalizaran las uniones de parejas del mismo sexo y a que en agosto pasado, la Presidenta Michelle Bachelet firmara el proyecto de Matrimonio Igualitario, que entre otras cosas, extiende a las parejas del mismo sexo los derechos de filiación, crianza y adopción. Teniendo esto en mente y con  los datos aquí expuestos, ¿se puede concluir que Chile es un país conservador en materia de homosexualidad? Lo somos, pero no al nivel de países del Medio Oriente, África o Asia, o del promedio latinoamericano. También, los datos muestran que podemos avanzar, ya que a través de los años hemos mejorado nuestros indicadores de forma considerable, cuestión que se podría asociar a los avances legislativos en esta materia. Sin embargo, probablemente esta tendencia se deba más bien a factores globales del país, que a cambios de visión profundos de las personas. Aun así, los avances son celebrados y se espera que estos se extiendan en el tiempo.