Los resultados bajo el nuevo sistema proporcional

Los resultados de las elecciones parlamentarias del pasado domingo han dejado grandes sorpresas. Entre éstas, las más relevantes son la alta votación que tuvo el Frente Amplio y la baja cantidad de democratacristianos elegidos diputados. En lo que sigue de esta entrada desarrollaré un análisis de los resultados electorales en la Cámara de Diputados considerando la entrada en vigencia del nuevo sistema electoral proporcional.

Los resultados de las elecciones parlamentarias del pasado domingo han dejado grandes sorpresas. Entre éstas, las más relevantes son la alta votación que tuvo el Frente Amplio y la baja cantidad de democratacristianos elegidos diputados. En lo que sigue de esta entrada desarrollaré un análisis de los resultados electorales en la Camara de Diputados considerando la entrada en vigencia del nuevo sistema electoral proporcional.

En primer lugar, los principales ganadores son los trece partidos del Frente Amplio, ya que obtuvieron 20 escaños. Esta cifra, que representa un 12,9 por ciento de los 155 elegidos, se encuentra tremendamente por encima de lo esperado. Las simulaciones desarrolladas con los datos de concejales de 2016 indicaban que esta lista solo obtendría 7 escaños. Sin embargo, los resultados de esta elección mostraron que la unión de algunos partidos históricos sin representación parlamentaria (como el Partido Humanista), con otros incipientes (como Revolucion Democratica y el Movimiento Autonomista), logró potenciar al conglomerado por encima de las fuerzas que cada uno tenía individualmente.

En segundo lugar, Chile Vamos también puede considerarse una coalición ganadora, puesto que con el 38,7 por ciento de los votos ganó el 46,5 por ciento de la Cámara. Al respecto, y atendido el hecho de que en las elecciones municipales obtuvo el 39,5 por ciento de los votos, las simulaciones le atribuían 75 escaños, tres más que los que tuvo el domingo. Sin embargo, estos resultados son muy superiores que el 40,8 por ciento que Chile Vamos obtuvo en 2013. Luego, otra vez se observa que bajo el nuevo sistema electoral son beneficiados los pactos que compiten unidos formando una sola lista.

Por otra parte, el pacto Fuerza de la Mayoría obtuvo 43 diputados. Estos son 13 menos que los proyectados por las simulaciones. En consecuencia, tras obtener el 24,1 por ciento de los votos, lo que representa 8,3 puntos porcentuales menos que en las pasadas elecciones municipales, puede afirmarse que estos partidos del oficialismo tuvieron un pésimo resultado electoral. Del mismo modo, el pacto Convergencia Democrática obtuvo el 9,0 por ciento del total de los diputados y se esperaba que obtuviera el 11,0 por ciento. De esta manera,  con tres escaños menos que los 17 proyectados, debido a una disminución de 4,0 por ciento en su votación respecto de la elección municipal, esta lista también perdió la elección. Cabe suponer que si el oficialismo hubiese competido formando una sola lista, Chile Vamos habría obtenido cuatro diputados menos y el Frente Amplio tres. En ese hipotético escenario  la Nueva Mayoria habría obtenido el 41,3 por ciento de los diputados en lugar del 36,8 por ciento actual.

En suma, los resultados de estas elecciones muestran que Chile Vamos y principalmente el Frente Amplio, fueron las coaliciones victoriosas de estas elecciones. Esto, pues compitieron unidas, mientras que la coalición de gobierno, que compitió dividida, fue la principal perdedora. La centro derecha ganó aproximadamente los mismos escaños que se proyectaron debido a que alcanzó casi la misma votación que en las elecciones de concejales de 2016. Por su parte, el Frente Amplio casi triplicó esas estimaciones a costa de los diputados de la Nueva Mayoría. Esta última coalición disminuyó su votación en 12,4 por ciento, mientras que el Frente Amplio la aumentó en 8,5 por ciento.