(Entrada invitada) De elecciones, protestas y transporte público gratuito

En esta entrada invitada, Felipe González, profesor del Instituto de Economía de la PUC, analiza empíricamente la existencia de asociaciones entre el movimiento estudiantil del 2011 y la cantidad de votos válidamente emitidos y las preferencias por candidatos presidenciales y coaliciones parlamentarias en las elecciones de 2017. También analiza el rol del transporte público gratuito en las comunas donde lo hubo en número de votos y preferencias.

A continuación, Felipe González describe su metodología y los resultados que consigue al utilizar esta aproximación.

*****

Los resultados electorales de la primera y segunda vuelta han sorprendido a muchos analistas. Lamentablemente es tentador para uno y otro sector interpretar los resultados de la manera que más beneficios les otorgue. Es por esto que es importante analizar los resultados con distancia y metodologías que estén menos sujetas a sesgos. Más allá de la metodología, hay además dos fenómenos que han recibido relativamente poca atención en la discusión pública: los efectos de las protestas estudiantiles del año 2011 y el transporte público gratuito. Dada la importancia de esas protestas en la política nacional y la incorporación de una nueva política de transporte gratuito el día de las elecciones, vale la pena preguntarse ¿cuál fue el rol que jugaron en los resultados electorales? Junto con Felipe Vial, estudiante de doctorado en UC Berkeley, diseñamos una evaluación preliminar para responder esta pregunta.

Estimar el poder predictivo del movimiento estudiantil en las elecciones del 2017 y analizar empíricamente el rol del transporte público gratuito presenta, al menos, dos desafíos. En primer lugar, medir la intensidad de las protestas estudiantiles a través de todo el país y encontrar a los ciudadanos afectados por la política en el transporte público. En segundo lugar, utilizar un modelo estadístico apropiado y creíble. Para resolver el primero de estos problemas, utilizamos datos del Ministerio de Educación, con los cuales podemos medir la cantidad de días adicionales de clases que perdieron alumnos de enseñanza media en cada una de las comunas del país a partir del comienzo de las protestas estudiantiles en el 2011. Además, identificamos las comunas afectadas por el transporte gratuito. Para resolver el segundo problema, utilizamos datos de comunas en una regresión lineal que especificamos con anterioridad a que las elecciones ocurriesen. La pre-especificación de la metodología a utilizar agrega credibilidad porque reduce la capacidad del investigador de escoger variables que entreguen resultados convenientes (conocido como cherry picking), y reduce la búsqueda de especificaciones estadísticas para que el investigador confirme su ‘intuición’ y/o reporte resultados que busquen sorprender a los lectores (conocido como specification searching). En resumen, la metodología constituye una de las formas más creíbles de estimar correlaciones con datos, algo crucial en la ausencia de un análisis experimental (ver González y Vial 2017).

Usando esta metodología para analizar la relación entre las elecciones, las protestas, y el transporte público encontramos patrones estadísticos claros que resumimos a continuación. Para presentar los resultados observamos qué sucede con la votación cuando aumentan las protestas en 1 desviación estándar, lo que corresponde a un aumento en ausentismo escolar de 15% de enseñanza media, equivalente a 20 días de clases perdidas para el alumno promedio en una comuna. Los resultados indican que en comunas donde el movimiento estudiantil fue más intenso no hubo un cambio significativo en la participación electoral, definido como votos válidamente emitidos sobre población habilitada para votar. Este resultado es similar para las elecciones presidenciales en primera y segunda vuelta, pero ligeramente distinto en las elecciones parlamentarias, donde las protestas parecen haber aumentado los votos válidamente emitidos en 1 punto porcentual. Mirando estos resultados en conjunto, nuestra interpretación es que las protestas del año 2011 tuvieron poco efecto en participación electoral.

Al estudiar los porcentajes de votos obtenidos por los distintos candidatos y coaliciones, el análisis estadístico arroja resultados distintos. Por un lado, los datos revelan con claridad que las protestas estudiantiles disminuyeron la votación por el candidato de la derecha, Sebastián Piñera – tanto en primera como en segunda vuelta – en alrededor de 1 punto porcentual. Por otro lado, esta menor votación por Piñera parece haberse traducido en una mayor votación por candidatos de la izquierda, la mitad para Carolina Goic y Alejandro Guillier y la otra mitad para Beatriz Sánchez. Estos patrones parecen ciertamente consistentes con el destino político de algunos líderes del movimiento, quienes hoy en día participan activamente en las coaliciones de estos candidatos. Los resultados son similares pero de una mayor magnitud en las elecciones parlamentarias. Las protestas están asociadas a una mayor votación por el Frente Amplio de 3 puntos porcentuales, votación que pareciera provenir de las coaliciones tradicionales de izquierda y derecha. Estos efectos en la votación son consistentes con resultados que encuentro en otra investigación, donde muestro que más protestas estudiantiles en una comuna están asociadas a un movimiento de votos en la misma, desde candidatos de partidos tradicionales hacia candidatos independientes y regionalistas en las elecciones municipales del año 2012 (ver González 2017), y también es consistente con trabajos de investigación en otros lugares del mundo (ver Madestam et al 2013 y Enikolopov et al 2016, entre otros).

Además de estudiar el movimiento estudiantil, también pre-especificamos el análisis de una de las novedades de esta elección: el transporte público gratuito en partes de Santiago, Valparaíso y Concepción. Dados sus costos, una rigurosa evaluación de esta política es sumamente importante y corresponde a una investigación completa, pero podemos dar luces preliminares respecto a su impacto. Para ello, comparamos patrones electorales en comunas afectadas por el transporte público gratuito (aquellos con metro) y comunas dentro de la misma provincia que estuvieron relativamente menos afectadas por encontrarse más alejadas de las redes de metro correspondiente (i.e. comunas sin metro). Los resultados de este análisis sugieren que, quizás sorprendentemente, no se dio un aumento en participación electoral ni en la primera ni en la segunda vuelta. Sin embargo, los datos sí sugieren que esta política parece haber desfavorecido a las coaliciones tradicionales: comunas con transporte público gratuito votaron más por el Frente Amplio y menos por otros partidos de izquierda y derecha, patrones que se acentúan en las elecciones parlamentarias. Los 3 y 7 puntos porcentuales adicionales que obtuvo el Frente Amplio en estas comunas llaman la atención y sugieren que una rigurosa evaluación de esta política debiese ser una prioridad en el futuro.

Para resumir, los resultados revelan que las protestas estudiantiles del año 2011 y el transporte público gratuito, parecen no haber afectado la participación electoral pero sí los votos obtenidos por los distintos candidatos y coaliciones. Es importante enfatizar que el efecto de las protestas es relativamente pequeño en la votación presidencial y de una magnitud mayor en las elecciones parlamentarias. El transporte público gratuito, sin embargo, parece haber tenido efectos importantes en la votación y llaman a una evaluación más completa. En futuras investigaciones y con mejores datos esperamos analizar estos dos factores con el detalle que se merecen.

 

Referencias

Enikolopov, R., Makarin, A., Petrova, M (2016). “Social media and protest participation: evidence from Russia.” Documento de trabajo. Link.

González, F. (2017). “Collective action in networks: evidence from the Chilean student movement.” Documento de trabajo. Link.

González, F., Vial, F. (2017). “Protesting for democratic change: student strikes and electoral outcomes.” Pre-analysis plan. Link.

Madestam, A., Shoag, D., Veuger, S., Yanagizawa-Drott, D. (2013). “Do political protests matter? Evidence from the Tea Party Movement.” Quarterly Journal of Economics.