Interrupción voluntaria del embarazo en tres causales, ¿Y dónde quedó el acompañamiento?

Foto: GettyImages

A un año de la promulgación de la ley que regula la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo, se observan carencias en la implementación del acompañamiento de la mujer que se encuentra en una de las tres causales que regula la ley.

A un año de la promulgación de la ley N°21.030 (Ley IVE) que regula la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo, notamos serias carencias en la implementación de la norma técnica nacional de acompañamiento y atención integral a la mujer que se encuentra en alguna de las tres causales que regula dicha ley.

En específico la norma establece que “Una vez constituida la causal, y que la mujer -adolescente o adulta-haya tomado la decisión ya sea de interrumpir el embarazo o de continuar con él, el equipo de salud debe ofrecerle el programa de acompañamiento de la institución de salud”.

Además, “el prestador de salud debe proponerle a la mujer -adolescente o adulta-ingresar al programa de acompañamiento, precisándole que es ella quien decide si quiere recibirlo o no, y entregarle información sobre las instituciones u organizaciones de la sociedad civil acreditadas que ofrezcan programa de acompañamiento o apoyo adicional. La mujer podrá elegir libremente tanto la entidad como el programa de acompañamiento que estime más adecuado a su situación particular y convicciones personales“.

Sin embargo, a la fecha nos encontramos con un déficit de organizaciones de la sociedad civil “acreditadas” que ofrezcan acompañamiento adicional, esto a pesar que existen dentro de la sociedad civil varias entidades que dan acompañamiento. Entonces, cabe preguntarse ¿son las organizaciones las que no han postulado al proceso de acreditación del Estado, o habiendo postulado han sido rechazadas, y de ser así, bajo que argumento?, ¿será suficiente lo dispuesto por la ley en relación a los recursos humanos destinados al acompañamiento Psicosocial para cada policlínico de alto riesgo obstétrico (ARO), esto es: tres consultas con una o un trabajador social, atención de hasta diez consultas psicológicas, según las necesidades de la mujer y una consulta psiquiátrica (publicado en Diario Oficial, 2 de febrero de 2018) . A lo que se suma “Salud Responde”, compuesto por  8 matronas 44 horas para atención telefónica 24/7 365 días del año (ver Norma IVE de acompañamiento, MINSAL).

Parece un trato poco digno, cuando lo que se está buscando es prestaciones seguras, oportunas y de calidad.

Por otro lado, se está restringiendo la libertad de la mujer de elegir tanto la entidad como el programa de acompañamiento. Hasta el 13 de agosto el 76% de los casos constituidos según las tres causales de la Ley 21.030, aceptaron el acompañamiento básico ofrecido dentro del policlínico, no teniendo otra opción de acompañamiento como lo sería una organización externa de la sociedad civil.

El Estado se comprometió a la creación de un listado de instituciones sin fines de lucro que ofrezcan apoyo adicional, toda vez que cumplan con los reglamentos establecidos por la Ley.

Igualmente importante es la falta de información sobre el proceso de acreditación, desconociéndose a la fecha un listado de entidades postulantes, aceptadas y/o rechazadas. El MINSAL de acuerdo a normativa tiene la obligación de publicar el listado de instituciones acreditas en su sitio web.

Es de esperar que el gobierno transparente la información sobre el proceso de acreditación de instituciones de la sociedad civil, de manera de agilizar  y hacer cumplir la normativa vigente, para dar un amplio y adecuado acompañamiento, tanto anterior a la decisión como posterior al parto o interrupción del embarazo, según corresponda, para a aquellas mujeres que transitan por el proceso de discernimiento de interrupción voluntaria del embarazo en sus tres causales.